El sistema de suspensión está compuesto principalmente de tres componentes: amortiguadores, resortes y puntales. Los amortiguadores controlan la energía, o absorben el rebote, para evitar que toque fondo. Así que, cuando golpeas un bache, la parte inferior de tu auto no chocará con el suelo.